Cerramos nuestra clínica del 1 al 25 de agosto. Pide tu cita gratis aquí.

NOTICIA

Celiaquia y Salud Dental

Celiaquía y salud dental

La celiaquía es una enfermedad caracterizada por la inflamación de la mucosa del intestino delgado debido a la intolerancia al gluten, proteína viscoelástica presente en la harina de la cebada, el trigo, la avena y los demás cereales de secano. Las proteínas del gluten pueden ser aveninas, hordeínas, secalinas u hordeínas. Los problemas del tracto digestivo por la celiaquía se producen por señalados déficits de nutrientes tales como sales, vitaminas, calcio, zinc, ácido bórico...

La celiaquía implica la presencia de una serie de anticuerpos en el organismo, proteínas que rechazan la presencia de gluten. Es por esta razón que en los análisis clínicos se utilizan anticuerpos que, si dan positivo, indican que una persona padece celiaquía.

La celiaquía es una dolencia fundamentalmente intestinal, pero en edades posteriores a la infancia también aparecen síntomas extraintestinales.

 

De ahí las relaciones entre la celiaquía y la salud dental. Según las edades, las muchas y graves complicaciones que puede conllevar la celiaquía en la salud dental como en otras muchas partes del cuerpo, se manifiestan asimismo de diversas maneras:

  • Infancia. Defectos del esmalte dental, lógicamente derivados de la falta de calcio en el organismo.
  • Edad adulta. Ya en estas edades, la enfermedad celíaca puede llegar a producir osteoporosis, una enfermedad por la cual los huesos se hacen más porosos y frágiles. Ello puede acarrear graves problemas dentales y periodontales e incluso la pérdida de varias piezas, a menos que se prevenga y trate a tiempo. 

 

Bruxismo y celiaquía

Sea como fuere, uno de los síntomas extraintestinales asociados a la celiaquía es la mengua de esmalte dental, que provoca el que los dientes se puedan fracturar con mucha mayor facilidad, amarilleen asimismo más fácilmente, y sean mucho más susceptibles de caries. En la edad adulta, ello puede agravarse si no se combate a tiempo, con complicaciones dentales y también periodontales, como es el caso de la gingivitis.

También es frecuente en la enfermedad celíaca, e igualmente provocado por el déficit de calcio, el bruxismo, es decir: una disfunción de la mandíbula popularmente conocida como rechinar de dientes. Este problema puede producirse desde la edad infantil, y suele ser uno de los indicadores clínicos y sintomatológicos de quién padece celiaquía. El bruxismo puede parecer un problema de escasa relevancia, pero lo cierto es que debe tratarse por especialistas para que no derive en complicaciones tales como:

  • Desgaste dental, que puede llevar incluso a roturas de piezas.
  • Cambios en la fisonomía facial y precoz aparición de arrugas en el rostro, lo que provoca un aspecto de envejecimiento prematuro del sujeto afectado.
  • Ansiedad, depresión, trastornos de la alimentación.
  • Fuertes dolores e inflamaciones de la mandíbula.
  • Insomnio.
  • Exostosis óseas, aquí hipertrofias de determinados huesos de la mandíbula.
  • Hipertrofia de los músculos de la mandíbula, que puede producir deformidades y asimetrías faciales.
  • Artritis traumática de la articulación témporo-mandibular. Esto puede dar lugar a desviaciones y dolores en la articulación de la mandíbula.

 

Sin embargo, con un buen tratamiento por parte de especialistas dentales y maxilofaciales, se puede acabar con el bruxismo y con sus muchas molestias y problemas intrínsecos.

 

Hipoplasia dental y celíacos

Una de las mayores complicaciones dentales de la celiaquía es la hipoplasia del esmalte dentario. Hay que tener en cuenta que el tiempo de formación del esmalte y la dentina (capa de marfil de las piezas dentales) es extremadamente largo en comparación con el de otros tejidos de nuestro cuerpo. La hipoplasia es una malformación orgánica de la matriz del esmalte dentario, que abunda especialmente entre las personas que padecen hipocalcemia: de ahí la relación entre hipoplasia dental y celíacos.

La hipoplasia del esmalte dentario origina estrías en las piezas y también manchas, y predispone a la persona afectada a padecer caries con mucha mayor facilidad. Puede suponer severos desgastes dentales, por lo que también hay que tratarla por especialistas.

 

Los tratamientos de blanqueo, pulido dental, y otros muchos empleados por los especialistas, pueden ayudar al celíaco a combatir sus problemas dentales y periodontales, y a derrotarlos para poder llevar una vida más sana

Volver