Pide tu primera cita gratis AQUÍ

NOTICIA

Retenedores

Cómo se limpian los retenedores: fundamental para una ortodoncia sana

Cuando al cabo de un tratamiento ortodóntico nos retiran los brackets, ansiado momento para todo el que haya pasado por este necesario proceso para la corrección dental, la ortodoncia propiamente dicha no termina aquí. Es el momento de instalar los retenedores, suerte de moldes con los que podremos mantener el alineamiento conseguido tras la fase más ardua del tratamiento: es lo que se conoce como la estabilidad de la oclusión ortodóntica. Conocer cómo se limpian los retenedores desempeña un papel absolutamente básico en ello.

El objetivo primordial de los retenedores es poder perpetuar la corrección dental que hemos logrado. Un buen uso de estos garantiza que siempre podremos conservar nuestra alineación de dientes. No obstante, los retenedores al igual que de otra forma los brackets, requieren de un cuidado específico para que tanto la alineación como nuestra propia dentadura puedan mantenerse en condiciones óptimas. Conocer los requisitos de ese buen cuidado de nuestros retenedores es vital para una salud dental lo mejor posible, y para culminar la ortodoncia de la mejor forma posible.

 

Principales causas de la pérdida de corrección dental

El principal objetivo de los retenedores es evitar la recidiva dental: es decir, la pérdida de la corrección del alineamiento de los dientes. ¿Cómo se causa la recidiva? A través de la siguiente etiología:

  • Los dientes, principalmente los incisivos, tienden a regresar a su posición primigenia.
  • Se producen cambios en la posición de los dientes y su alineación como consecuencia del crecimiento de estos.
  • La curva de Spee: se denomina de este modo a la curva que hay entre la cúspide de los dientes posteriores y el borde incisal (parte incisiva) de los dientes anteriores. Con la edad esta curva se va acentuando, debido  a que la mandíbula crece hacia adelante y hacia abajo con los años.
  • La anchura entre los caninos o anchura intercanina. Es la distancia entre un canino y otro en la misma arcada dentaria o línea de dientes (que puede ser superior o inferior).  Esta anchura también varía cuando se pierde la corrección ortodóntica. Es otra de las causas principales de la recidiva.
  • Otros factores, como la posición de las muelas del juicio, la de los incisivos inferiores, o, incluso, un deficiente tratamiento de corrección, influyen asimismo en el desarrollo de la recidiva dental.

 

Estos aspectos que influyen en la pérdida del alineamiento conseguido, nos dan una idea bastante aproximada de lo importante que es cuidar correctamente de los retenedores.

 

Consejos básicos para cuidar de los retenedores

Hay varios consejos de carácter elemental al respecto, y que deben seguirse con respecto a los retenedores movibles:

  • Es preciso retirarlos de la arcada dentaria correspondiente con mucho cuidado, y a ser posible alternando el lado del cual tiramos cada vez para sacarlos. Aunque estén fabricados de plástico resistente, lo cierto es que hay que tratarlos con delicadeza para que no se dañen, agrieten o resquebrajen.
  • Es importante que se guarden en su caja correspondiente, para que no se pierdan o incluso se tiren a la basura por error (pues existe la costumbre, harto extendida, de envolverlos en una servilleta o pañuelo, cosa que no debe hacerse).
  • Antes de guardarlos, es fundamental lavarlos. La saliva contiene bacterias dentales (y sus excrecencias) que pueden ser infecciosas y dañinas para nuestra dentadura y encías, y fuente principalmente de caries y dolencias periodontales como la gingivitis.

 

Limpiar correctamente los retenedores

Cómo limpiar los retenedores para que estos se mantengan limpios y prevenir así las posibles infecciones y dolencias dentales y periodontales, es esencial. Así, bastará con seguir estos consejos:

  • Deben limpiarse con un cepillo, agua templada y jabón, pero no con dentífrico, porque así perderán su transparencia  y se irán volviendo de una blancura paulatinamente opaca.
  • Introducirla en agua con una pastilla efervescente, de las que se venden en farmacias para estos fines. En los momentos en que no necesitamos usar los retenedores, podemos dejarlas en un vaso de agua con ese limpiador. Las pastillas efervescentes es aconsejable emplearlas una o dos veces cada semana, ya que son la forma más eficaz y profunda, así como menos dañina, de limpieza de la férula dental.
  • No emplear colutorio bucal para limpiar los retenedores, pues pueden causar daños a los materiales con que están fabricados.

 

Como podemos apreciar, conocer y aplicar cómo se limpian los retenedores es muy sencillo, y nos ayudará decisivamente a un mejor cuidado de nuestro alineamiento dental.

Volver