Pide tu primera cita gratis AQUÍ

NOTICIA

Encías retraídas

Encías retraídas: cómo tratar ese problema

Las encías retraídas son un problema que puede tener repercusiones tanto estéticas como perjudiciales a la salud de quien lo padece. Debe ser tratado a tiempo para evitar que tales repercusiones se vayan agravando paulatinamente, puesto que se trata de un proceso gradual. Poco a poco se va perdiendo el tejido de la encía, que es de importancia absolutamente primordial por constituir el soporte de nuestros dientes.

Además, el proceso de retracción conlleva mientras se produce una serie de molestias intrínsecas: se incrementa la sensibilidad mental, y además queda expuesta la zona de la raíz dental, además de que los dientes se ven más largos, lo cual resulta estéticamente indeseable.

Si bien a muchos este problema bucodental de que venimos hablando le pueda sonar poco familiar, es uno de los más frecuentes en el ámbito odontológico, hasta el punto de que su frecuencia puede casi llegar a igualar a la de las caries.

 

Regenerar las encías retraídas: causas y tratamiento

Las causas de las encías retraídas son múltiples y variadas:

  • Un cepillado demasiado brusco o la utilización de dientes de cerdas excesivamente duras, lo que puede provocar el sangrado y pérdida paulatina del tejido de soporte dentario.
  • Enfermedades periodontales previas, tales como la gingivitis o la periodontitis (también denominada piorrea), que pueden desencadenar también la pérdida de tejido de las encías.
  • Una ortodoncia que resulte demasiado agresiva y empuje los dientes fuera de la tabla ósea, y provoque por lo tanto que las encías sean mucho más delicadas y susceptibles de dañarse e irse perdiendo.
  • El hábito continuado de fumar, que favorece la actividad de las bacterias y perjudica al sistema inmune, con lo cual tiende a provocar enfermedades dentales y periodontales que asimismo atacan las encías.
  • Abuso de alimentos y bebidas de tipo ácido, como cítricos y similares. Atacan el esmalte dentario y desgastar la raíz dental y la propia encía.
  • La propia edad y el envejecimiento provocan que, con posterioridad a los 60 años de edad, se vaya reabsorbiendo el hueso, y por lo tanto la encía tienda a retraerse.
  • Golpes o traumatismos. Los golpes o accidentes también pueden ser causa de retracción gingival.
  • Bruxismo. El rechinar de dientes y el tender a apretarlos inconscientemente (a menudo, por ejemplo, cuando uno duerme) también daña tanto las piezas dentarias propiamente dichas, como su soporte gingival.

 

Para recuperar las encías retraídas, es preciso someterlas a un tratamiento adecuado. Los hay de diverso tipo:

  • Conservador. Se pueden recubrir las encías dañadas con una resina especial llamada composite: es el denominado tratamiento de obturación.
  • Quirúrgico. Se pueden llevar a cabo variadas intervenciones quirúrgicas, que fundamentalmente son de dos tipos (estiramiento gingival hasta cubrir la raíz dental, para aquellos pacientes que, pese a los daños, aún conserven las llamadas papilas interdentarias, los tramos de encía que hay entre un diente y otro), y microinjerto (una minúscula porción de tejido del paladar se utiliza para cubrir la encía). Se trata de un tipo de microcirugía escasamente invasiva.

 

Las encías retraídas por bruxismo requieren un tratamiento específico, que en primer lugar combata y corrija este problema, con la aplicación de férulas dentales y el seguimiento por el paciente de una serie de consejos (no masticar chicles, beber mucha de agua, aplicar frío mediante hielo, o bien calor, pero con humedad; y ejercer masajes sobre el área afectada). Cuando se esté corrigiendo el bruxismo, se recurrirá a la terapia para regenerar las encías retraídas.

 

Encía retraída en un solo diente, y otros problemas de retracción gingival

A veces la retracción de la encía se produce en un solo diente, en cuyo caso hay que corregirla igual, porque la encía retraída no vuelve a crecer.

 

En cuanto a las encías retraídas en niños son un problema que hay tratar lo antes posible, pues de lo contrario pueden acarrear nefastas secuelas en la salud dental y periodontal de la persona según vaya creciendo y desarrollándose. La retracción de encías es reversible si se regeneran con el tratamiento oportuno. De este modo nos evitaremos problemas y disfrutaremos de una mejor sonrisa y una mayor salud.

Volver