NOTICIA

Muelas picadas

Muelas picadas: cómo tratar ese molesto problema.

Dolor de muelas: causas

Las muelas picadas son en realidad huecos originados en molares por un proceso de caries. Es un mal muy común, hasta el punto de que viene siendo padecido por el 90% de la población, aproximadamente.

La caries es una enfermedad bucodental causada por los mismos microorganismos integrantes de la flora bucal habitual (Streptococcus y Actinomyces), y su avance lesiona los tejidos dentales. En el desarrollo de la caries influyen tres factores principales: la propia vulnerabilidad del diente; las bacterias (como el Streptococcus mutans) que producen ácido a partir de los azúcares de la dieta; y los hidratos de carbono, principalmente la sacarosa.

 

Primero, la caries afecta al esmalte mediante la descalcificación. La transformación bacteriana de los azúcares en ácidos (por fermentación de los hidratos de carbono) provoca que disminuya el pH de la superficie dental: a partir del pH 4’5, el esmalte se disuelve.

A continuación, y tras la disolución del esmalte por ácidos, este se rompe, lo que facilita la propagación de la caries. Luego esta produce la pulpitis o inflamación de la pulpa dentaria.

Más tarde se da la necrosis pulpar y se produce un absceso periapical: es decir, en el ápice del diente. Esta es la zona donde se abre la raíz del diente y donde se encuentran las terminaciones nerviosas.  Por ello esta fase resulta especialmente dolorosa.

Además de lo peligroso del avance de este proceso, el dolor de muelas provoca otras molestias e inconvenientes diversos. La muela infectada, además de dolorida, emite mal olor, debido a las excreciones de las bacterias concentradas en la zona. También puede deberse al hedor de la comida fermentada en el interior de la muela cariada.

 

Dolor de muelas: más vale prevenir que curar.

Se trata pues, de un problema molesto, y que es necesario combatir a tiempo para que no acarree males mayores. Esa es la clave fundamental para tratar una caries. De lo contrario, pueden desencadenarse infecciones dentales irreversibles y muy dolorosas.

Existen varias formas de prevenir el dolor de muelas. Así por ejemplo:

  • Consumir alimentos beneficiosos para el esmalte dental: chocolate negro (contiene teobromina que favorece el esmalte dental, y actúa como agente antibacteriano), agua, té verde sin azúcar (rico en flúor y en antioxidantes), o queso curado (contrarresta la acción acidificante de los alimentos ricos en carbohidratos, aumenta el flujo de saliva -lo que es bueno para la limpieza natural de los dientes y muelas-, y los protege contra la descalcificación).
  • Usar cepillos de dientes de consistencia suave o media. Los de cerdas duras dañan el esmalte de dientes y molares.

 

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas.

Una vez que hayamos de combatir este mal, ¿cómo aliviar el dolor de muelas? Existen diversos remedios caseros. Trucos varios que podemos aplicarnos nosotros mismos en casa.

Tomemos algunos ejemplos:

  • Hilo dental y colutorio o enjuague bucal. Muchas veces la causa del dolor, al menos en la etapa inicial de la caries, es la concentración de bacterias en las muelas infectadas. Una buena higiene puede disminuir tal plaga.
  • Enjuague de agua tibia y sal. Con unos 100 ml de agua templada y media cucharada de sal, enjuagando y haciendo gárgaras durante 1 o 2 minutos, y escupiendo a continuación. Ha de realizarse con sal marina, dado su gran poder cicatrizante.
  • Hielo: en una caries avanzada y cuando se desarrolla un flemón, aplicar una bolsa de hielo en la cara –sobre la mandíbula- puede aplacar el dolor de las muelas infectadas.
  • Perejil: el perejil es un gran antiséptico natural. Masticarlo puede disminuir la plaga bacteriana.
  • Aceite de clavo: especia con múltiples propiedades bacterianas, antisépticas y anestésicas, por lo que debe aplicarse directamente sobre la muela infectada.
  • Mantener la cabeza erguida, especialmente cuando se duerme: ello disminuye la presión sobre la muela infectada y dolorida.
  • Limpiar la zona con agua oxigenada: el peróxido de hidrógeno ayuda a aliviar el dolor.
  • Analgésicos y antiinflamatorios.

Sin embargo, estos remedios ayudan a aliviar el dolor de la muela picada, no a eliminar este mal. Para ello habremos de acudir a un especialista.

 

Remedios profesionales: combatir y eliminar la caries.

¿Cómo acabar con el proceso de caries de una muela picada? A este respecto es fundamental contar con profesionales. Son varios los remedios científicos, según el grado de avance de la infección y sus daños: 

  • Flúor: el tratamiento con flúor puede reparar los dientes cariados y muelas picadas cuando el proceso está en su inicio. Es el momento en el cual tan sólo está dañado el esmalte. En tales etapas tempranas, se puede restaurar el esmalte disuelto e incluso revertir el proceso de caries. Este tipo de tratamientos, a base de fluoruro, incluyen una cantidad de flúor muy superior a la que se encuentra en el agua del grifo, dentífricos, y enjuagues o colutorios bucales. Se pueden administrar en gel, espuma o barniz, que se cepilla en los dientes, o se introduce en una pequeña cubeta que a su vez se ajusta al diente o muela.
  • Empastes: también conocidos como “restauraciones”. Es el tratamiento más recurrido cuando la caries ha avanzado más allá de su etapa inicial y primigenia. Se fabrican con materiales diversos, como resinas con el mismo color del diente, y su finalidad es rellenar la cavidad donde antes se hallaba la caries.
  • Coronas: Se emplean en una fase en que el proceso se halla muy avanzado. Son las llamadas fundas, coronas fabricadas a medida para cubrir la corona natural del diente. Pueden ser de oro, resina, porcelana de alta resistencia, porcelana fundida en metal, etc.
  • Endodoncia: este tratamiento concreto se corresponde con la fase de la pulpitis o de la necrosis pulpar. En otras palabras: cuando ya la caries ha alcanzado y afectado la pulpa del diente. Se realiza para poder conservar un diente o muela ya muy dañada o infectada sin necesidad de extráerselo al paciente. Se trata de reemplazar la pulpa del diente o molar por un relleno, a veces tras haber limpiado el canal radicular. Seguidamente, la pulpa se sustituye por un empaste

 

Como podemos apreciar, el problema de las muelas picadas puede suscitarnos graves molestias si no es tratado por especialistas. Se trata de una rémora que tenemos que detectar a tiempo afrontarla para evitarnos mayores disgustos, lo que es fácil con ayuda de un buen profesional.

Volver