Pide tu primera cita gratis AQUÍ

NOTICIA

Blanqueamiento

¿Qué alimentos podemos comer tras un blanqueamiento dental?

Por blanqueamiento dental nos referimos al tratamiento dental estético que consigue reducir varios tonos el color original de los dientes, dejándolos más blancos y brillantes. Se trata de un procedimiento muy popular en el mundo de la odontología cosmética, ya que devuelve a nuestros dientes el color blanco que perdemos con el paso de los años. Los días posteriores al tratamiento, nuestros dientes son mucho más susceptibles a mancharse. Por eso, debemos tener muy en cuenta qué alimentos podemos consumir y cuáles no después de habernos sometido a un blanqueamiento dental para que nuestros dientes no pierdan ese brillo y luzcan lo más blancos posibles.

El blanqueamiento dental es uno de los métodos más solicitados por la mayoría de personas que quieren lucir una sonrisa bonita, además de la limpieza dental profesional.

Evitar alimentos que manchan los dientes

Existen varios alimentos que conviene evitar tras el blanqueamiento dental. Lo recomendable es no consumir alimentos con colores oscuros durante las primeras 48 horas, tales como curry, remolacha, espinacas, salsas de tomate o chocolates negros, entre otros. La mayoría de estos alimentos segregan un jugo que mancha los dientes, y otros al masticarlos producen partículas e hilachos que se enredan en los intersticios dentales, por lo que bien pueden malograr el aspecto estético del blanqueo cuando este aún se está afianzando.

 

Tampoco es recomendable comer alimentos helados o ácidos, tales como piña, kiwi o cítricos. Los helados pueden dañar los dientes por su baja temperatura, y además los ácidos son bastante agresivos y abrasivos para los agentes químicos del blanqueo cuando este aún no se ha consolidado. Además, también pueden atentar contra la sensibilidad dental, sobre todo después de un proceso como este del que venimos hablando.

 

ALIMENTOS ÁCIDOS

 

El proceso de blanqueamiento dental implica que nuestros dientes estén más sensibles de forma temporal ante la ingesta de alimentos y bebidas ácidas. Esto puede hacernos sentir una sensación de dolor y malestar que, lógicamente, deberíamos intentar evitar. Así, alimentos con bajo pH tales como naranjas, limones, limas, piñas, vinagre, conservas y bebidas sin alcohol pueden aumentar la acidez de la saliva y dañar unos dientes más debilitados y sensibles como consecuencia de la acción de los productos químicos utilizados durante el blanqueamiento. Es preferible, por tanto, ingerir alimentos alcalinos, con un pH superior a 7, que no perjudiquen los agentes químicos del blanqueo, y que nos ahorren esas molestias tan propias de los primeros momentos posteriores a este.

 

BEBIDAS CON COLORANTES

Las 48 horas posteriores al blanqueamiento dental se pueden consumir bebidas como agua o leche. No ocurre así con las bebidas con colorante, ya que pueden dejar manchas sobre los dientes recién blanqueados. Debemos evitar, por tanto, beber café, refrescos oscuros, té y vino tinto los días posteriores al tratamiento dental. Además, los muchos azúcares de algunos refrescos contribuyen en gran medida a bajar el pH de la saliva, por lo que también pueden ser más abrasivos para los agentes blanqueantes.

 

ALIMENTOS Y BEBIDAS FRÍAS

 

La sensibilidad de nuestros dientes ante las temperaturas bajas puede durar hasta 36 horas después del procedimiento. Para reducir esta sensación de malestar, debemos evitar consumir cualquier tipo de alimento o bebida fría. Puede darse también el caso de que la sensibilidad sea extrema. Ante esta situación, debemos consumir productos a temperatura ambiente o incluso calientes, en detrimento de alimentos que procedan directamente de nuestro frigorífico. La extendida mala costumbre de guardar en la nevera muchos alimentos que no lo necesitan, o de consumir excesivamente frías bebidas habituales, deben ser abandonadas de cara a la conservación del blanqueo y evitarnos molestias y perjuicios.

 

¿CUÁNTO DURA EL EFECTO DEL BLANQUEAMIENTO?

 

El efecto del blanqueamiento dental suele mantenerse unos dos años como media, si bien es cierto que depende en gran medida de los hábitos alimenticios y de nuestra higiene oral. También depende del procedimiento que se haya empleado en el blanqueo. Además, es necesario que la persona realice un tratamiento de refuerzo en su propia casa, utilizando férulas y gel blanqueante.

 

También es recomendable, aparte de seguir los hábitos saludables arriba recomendados, no fumar (o al menos, fumar en la menor cantidad posible) y acudir a revisiones periódicas con el especialista. Cuidar de la higiene dental es también fundamental, incluyendo, además de dentífrico, hilo dental y enjuagues o colutorios. Asimismo es necesario tener cuidado con los medicamentos que dañan el esmalte de los dientes, tales como las tetraciclinas (antibióticos muy empleados sobre todo para infecciones del aparato génito-urinario e insuficiencias renales, entre otros males).

 

En Implanta Dental te ofrecemos el servicio más completo y personalizado de blanqueamiento dental en Madrid, en el que diferenciamos dos procedimientos diferentes: con lámpara luz fría y con férulas. Ambos tratamientos pueden combinarse para potenciar los resultados y aumentar el efecto blanqueador. ¡Visítanos!

 

Volver