Cerramos nuestra clínica del 1 al 25 de agosto. Pide tu cita gratis aquí.

NOTICIA

Niños cepillándose los dientes en el baño.

¿Qué supone la vuelta al cole a la salud dental de los niños?

Septiembre, fin de las vacaciones de verano, vuelta al cole y por lo tanto, regreso a las obligaciones diarias que modifican la rutina de los más pequeños de la casa, tras casi tres meses de descanso y libertad. 

Y es que, aunque la salud bucodental de los dientes no tiene porqué tomar vacaciones, sino que es un trabajo diario, para mantener la salud de la dentadura de niños y adultos ya que ayuda a prevenir cualquier tipo de enfermedad en la boca,  con la vuelta al cole se puede ver perjudicada debido sobre todo, al estrés, que aunque esté más asociada a los adultos también afecta a los niños en momentos de cambios, como en este caso, el momento de regresar a las aulas. 

Por lo tanto, se aconseja intensificar la limpieza de los dientes durante los días previos de comienzo de las clases y durante las primeras semanas del regreso a estas, incluso visitar a nuestro dentista de confianza en esta fechas para evitar así, cualquier patología asociada al estrés. 

Debido a que en un estado de nerviosismo se puede llegar a  apretar y rechinar los dientes (bruxismo) lo que conlleva un desgaste de un 30% de su tamaño original y producir severas afectaciones a los nervios o incluso una patología más inmediata como la gingivitis

Todo esto se debe a que, cuando el pequeño está padeciendo estrés, su capacidad para concentrarse es menor y, por tanto, se reduce la eficiencia del cepillado. El estrés distrae de una adecuada higiene y ello conlleva una mayor acumulación de residuos en las encías y su inflamación. 

Son muchas más las patologías asociadas a este estado, debido a que la hormona del estrés puede generar inflamación, lo que propicia un mayor riesgo de enfermedades periodontales, así como favorecer la aparición de aftas e incluso provocar sequedad bucal, caries y mal aliento, debido a que el nerviosismo reduce los niveles de producción de saliva y aumenta por tanto las posibilidades de sufrir el síndrome de la boca seca. Y éste puede provocar un efecto dominó: irritación de los tejidos blandos de la boca, haciéndolos más susceptibles a infecciones.

Además, es importante saber, que la saliva es algo fundamental para prevenir la caries dental, y a su vez, a menos salivación, peor aliento. 

Como podemos comprobar, son varias las consecuencias producidas por el estrés, así que ¿Qué se debe hacer para combatirlo?, lo más importante es tener un descanso adecuado, alimentación sana, practicar deporte o alguna actividad física de manera moderada, sin dejar de cuidar al máximo la higiene bucodental, así como acudir al dentista ante cualquier duda. 

Con todo esto, queda patente la importancia de llevar una vida sana y equilibrada tanto en niños como en adultos, lo que hará que la salud bucodental no se vea facetada. 

Volver