NOTICIA

Cepillo eléctrico VS Cepillo tradicional

Miercoles, 31 de Mayo del 2017

cepillo manual o eléctrico

Hay tantas herramientas para el cuidado de la salud bucal en el mercado que, a veces, resulta difícil escoger entre todas ellas. Por eso, en Dental Implanta, clínica dental en Madrid Centro, te damos algunos consejos para que puedas tomar la mejor decisión. 
¿Realmente los cepillos eléctricos limpian mejor que los tradicionales? A continuación veremos los pros y los contras de las dos versiones (eléctrica y tradicional) de los sistemas de higiene bucal más utilizados diariamente.

Ventajas del cepillo eléctrico

Una de las principales ventajas que tienes el cepillo de dientes eléctrico es que el riesgo de abrasión del diente es menor, porque tienen un mecanismo de control de la presión que los hace menos proclives a erosionar la superficie de los dientes.

Por supuesto, el cepillo de dientes eléctrico resulta más atractivo y divertido de usar. Esta particularidad suele ser un reclamo para aquellas personas que son reacias a lavarse los dientes dos veces al día, especialmente para los niños.

Otra cualidad de los cepillos de dientes eléctricos es que producen una limpieza bucal a fondo en mucho menos tiempo. La velocidad de giro del cabezal hace que la limpieza dental se complete en menos tiempo que con el manual. 

Otro punto a favor del cepillo de dientes eléctrico es que para las personas que no tienen destreza en realizar el movimiento adecuado con un cepillo de dientes tradicional, el cepillo de dientes eléctrico se encarga de hacer la acción de rotación por ti.

Inconvenientes del cepillo eléctrico

Incluso los cepillos eléctricos más baratos cuestan más que un cepillo de dientes manual. Además del coste inicial de la unidad y su base de carga, los cabezales deben ser reemplazados con la misma frecuencia que un cepillo tradicional, y estos pueden ser caros dependiendo del modelo de cepillo de dientes. 

Otra desventaja es el tamaño. El cepillo de dientes eléctrico es, aproximadamente, el doble de tamaño que uno manual. Además, viene con una estación de carga que ocupa un importante espacio en tu baño. 

Pero sin duda, uno de los mayores inconveniente que presenta un cepillo eléctrico es que algunas personas consideran las vibraciones que produce molestas e, incluso, dolorosas. Por este motivo, si tienes problemas de encías o cierta sensibilidad, deberás considerar utilizar otro método de cepillado, ya que controlar la presión de un cepillo de dientes eléctrico puede ser difícil. 

Ventajas del cepillo de dientes manual 

La mayor cualidad de los cepillos de dientes tradicionales es que tienes un mayor control sobre la forma en que te cepillas los dientes. Puedes decidir la velocidad a la que mueves tu cepillo por los dientes, las encías, la lengua y otros rincones de la boca. Esto da lugar a una limpieza más cómoda para los que tienen áreas sensibles.

Por otro lado, en algunas personas que llevan ortodoncia se recomienda que el paciente utilice un cepillo eléctrico con cuidado, porque se puede desprender un alambre o un bracket con el cepillado, por lo que, en estos casos, es conveniente utilizar el cepillo manual. Si has pasado por una cirugía reciente, también se recomienda el cepillo manual. 

Otra ventaja de los cepillos de dientes manuales es que son mucho más rentables que los eléctricos y no ocupan tanto espacio, por lo que resultan ser una mejor opción para viajar y almacenar. 

Además, al no llevar batería ni accesorios de ningún tipo, no hay riesgo de que se estropee.

Desventajas del cepillo de dientes manual

Requiere una mayor atención para realizar todos los movimientos necesarios para una técnica de cepillado adecuada y, a veces, por el cabezal, es más complicado acceder a todas las zonas de la boca.

El cepillado ha de durar como mínimo 2 minutos y otra de las desventajas de los cepillos manuales es que sus usuarios no dedican este tiempo.


Los profesionales de Dental Implanta, consideran que no importa tanto escoger entre una u otra opción, como la forma en que uno se cepilla los dientes, de manera eficaz y llegando a todas las partes del diente y la lengua.

 

Volver