NOTICIA

El cloro de las piscinas puede provocar caries

Jueves, 07 de Julio del 2016

caries en verano

El verano o las largas exposiciones al cloro de las piscinas aumenta el riesgo de caries y la erosión dental.

Durante la época estival y en especial durante el periodo de vacaciones, pueden provocar un mayor riesgo de sufrir caries y erosión dental, sobre todo por el consumo de bebidas carbonatadas, el descuido en el cepillado y el contacto con el cloro de las piscinas

La caries es la enfermedad bucodental más común entre los españoles. Entre un 92 y un 94 por ciento de la población adulta la padece, según datos de la última Encuesta de Salud Oral en España del Consejo de Dentistas. En el caso de los niños, afecta a un 36% de los menores de 5 y 6 años; a un 45% de los de 12 años; y a más de la mitad (54%) de los adolescentes de 15 años


En pleno verano, con el buen tiempo y el calor, el cuerpo nos pide darnos un buen baño refrescante. Las playas y las piscinas son el lugar preferido para darnos ese baño. Sin embargo, hay que saber que el agua de las piscinas, debido al cloro que contienen, puede ser perjudicial para los dientes, hasta el punto de provocar caries.

 

¿Como el cloro puede dañar nuestros dientes?

¿Cómo es posible esto? El pH de las piscinas se mantiene gracias al cloro, que en ocasiones es inadecuado y puede producir efectos dañinos en la piel, ojos, pelo e incluso dientes. Seguro que en más de una ocasión hemos notado el picor en los ojos o el pelo áspero como consecuencia de un exceso de cloro. Lo que no percibimos, sin embargo,  es que nuestros dientes también sufren aunque los daños se perciban más a largo plazo.

El cloro puede producir en nuestros dientes caries, manchas marrones o incluso debilitar el esmalte dental, la única protección que tienen los dientes de cara al exterior. Cuidar nuestro esmalte es fundamental para que nuestros dientes no sufran daños irreparables. Por ello, recomendamos cuidar nuestra higiene bucal cada vez que volvamos de la piscina.

Los nadadores profesionales son los que realmente pueden sufrir todos estos daños en sus dientes, ya que pasan muchas horas a la semana dentro de la piscina. Para los bañistas ocasionales no es tan alarmante ni el riesgo es tan grande. No obstante, no podemos descuidar nuestra higiene bucal.

No hay que olvidar que la caries es la enfermedad bucodental más común entre los españoles. Según datos de la última Encuesta de Salud Oral en España, realizada por el Consejo de Dentistas, entre un 92 y un 94% de la población adulta la padece.

En el caso de los niños, las caries afectan a un 36% de los menores de 5 y 6 años; a un 45% de los de 12 años y a más de la mitad (54%) de los adolescentes de 15 años. Por eso, desde aquí recordamos la importancia de una buena higiene dental desde la infancia.

Desde nuestra clínica dental en Madrid, asesoramos a nuestros pacientes para cuidar de su salud bucal y mantener unos dientes perfecto y una sonrisa única.

 

Volver