NOTICIA

Sonrisa natural, el último reto de los implantes dentales

Martes, 01 de Marzo del 2016

Sonrisa natural, el último reto de los implantes dentales

Cada vez es más común el uso de los implantes dentales. Anualmente, en España se han puesto aproximadamente unos 800.000 implantes dentales. Y estas cifras crecen significativamente cada año en comparación con otros países como por ejemplo con los Estados Unidos.

Los implantes están compuestos de una raíz de titanio puro que con un tornillo, va anclada al hueso maxilar o a la mandíbula. Por encima de esta raíz de titanio, se coloca una prótesis que imita al diente desaparecido.

Antiguamente para los odontólogos sustituir una, dos o tres piezas dentales por implantes, no suponía ningún problema, pero sustituir todos los dientes tenía sólo una alternativa: la dentadura postiza de quita y pon, flotando cada noche en un vaso de agua sobre la mesilla.

 

Reconstrucción de la sonrisa natural

El objetivo principal que se quiere conseguir con los implantes dentales, ya no es solo para mejorar la salud de los pacientes, también se pretende recuperar sus sonrisas naturales de alguna forma. Como dice Dr. Reuss. “Antes nos conformábamos con colocar el implante y saber que le estábamos devolviendo al paciente una función, que era la de masticar. Se caía un diente, colocábamos un implante y el paciente ya podía comer bien, pero hoy en día eso ya no es suficiente, los pacientes nos piden más, piden que el implante no sea sólo un elemento práctico sino que les aporte esa naturalidad perdida, que puedan no sólo masticar sino también sonreír como antes”

La cirugía tradicional  antes implicaba abrir la encía, exponer el hueso, colocar los implantes dentales y después cerrar con puntos. Tras esto, el paciente llevaba una prótesis de quitar y poner. Pero esto suele ser bastante problemático, porque tras la cirugía tradicional, se pierden entre 2 y 4 milímetros de hueso, lo que hace que la prótesis no siempre encaje al dedillo. Debido a eso, aparecen heridas e infecciones en la encía cubierta por los implantes. Todo esto conllevaba mucho tiempo y complicaciones.

 

Asistencia informática

Con los avances tecnológicos, se descubrió la cirugía guiada por los ordenadores. Esto permite situar los implantes dentales en las coordenadas más apropiadas, tanto desde el punto de vista del hueso como de la prótesis. A través del ordenador se crea la férula exacta que posteriormente se reproduce en una resina con una impresora 3D. Lo que dice que el diente artificial, estará colocado milimétricamente en la posición requerida.

Gracias a esto, los odontólogos saben exactamente como encajará la futura dentadura del paciente, es decir, el diseño de los implantes, con el hueso. Los dentistas dicen que todo esto lleva a que la cirugía sea más exacta, sin abrir y que por tanto el paciente pase un periodo post-operatorio mucho menos traumático.

Pero la cirugía guiada por ordenador todavía no es tan perfecta. Porque se puede aplicar solo para aquellos dientes que requieran exodoncia de una o de varias piezas, pero siempre requerirá una supervisión muy alta.

 

Implantes 4D

Sin duda ninguna, los nuevos implantes 4D están registrando una desviación de los implantes tradicionales inferior al medio mm, porque permiten quitar los dientes y tener los dientes provisionales antes de la intervención. La férula se ancla sobre los dientes, se estabiliza sobre algo rígido y no sobre una mucosa o un diente recién extraído que puede afectar a la estabilidad. Esta técnica beneficia  más que nadie a la gente mayor.

Esto es el futuro: impresoras 3Ddientes originales diseñados de manera virtual que tardan una semana, no meses.

 

¿Pero qué técnica es la más recomendable?

Para casos en los que se necesite sustituir únicamente una sola pieza dental, las técnicas algo más tradicionales o las de cirugía guiada por ordenador ofrecen resultados similares de éxito. Sin embargo, si son dos o más piezas, las nuevas técnicas logran una fiabilidad y una convalescencia mucho mayor con diferencia. 

Volver